Moda digital. Un uso, una foto. Como aquella campaña de Carlings donde lanzaban prendas que no existían en realidad y que eran para compartir en Instagram, todo un éxito. Moda de filtro, de que te vean con algo que como buen instagramer no puedes volver a llevar nunca más porque se quema en una foto. El pistoletazo de salida será con las grandes marcas que lo usen para que puedas probarte algo de una manera realista (no como hasta ahora) y te lo envíen a casa para hacer las cuarentenas más entretenidas. The Fabricant apuestan por ser la marca de moda sólo digital que lidere el mercado y que se podrá combinar con la creación de tu propio avatar que próximamente tendremos todos. Leela de hecho, hace eso. Aunque aún de una manera un poco precaria. Y luego también hay proyectos como superpersonal que usa tecnología AI. Otra manera de existir y de cuidar el planeta con ceros y unos. Yo ya me he hecho uno. Aviso.